Marketing Experiencial: Más que un Producto, una Emoción

¿Qué puedo hacer yo para que mis clientes se sientan mejor cuando acudan a mi?

La respuesta pude ser sencilla: todos los seres humanos, consciente o inconscientemente estamos en continua búsqueda de la felicidad, por ello, las marcas que nos hacen sentir bien, Ganan (nuestro aprecio, atención y por supuesto preferencia).

Entonces podemos situarnos en un contexto de mercado donde:

  • Todos los productos y todos los servicios son iguales, la calidad es subjetiva (cada quién define sus atributos).
  • El mercado son personas, no son números, indicadores o cuotas.
  • La gente habla, escuchan y mantienen conversaciones, por lo tanto los mercados son conversacionales.
  • Vivimos en la era de las experiencias, compramos experiencias.

¿Qué es una experiencia de marca?

Es el cumplimiento de una promesa, a un público subjetivo. Se producen en la mente de las personas, es Antes, Durante y Después de la compra.

Cuando el cliente asocia sentimientos con nuestra marca, producto o servicio entonces crea una conexión emocional, un vínculo que guarda en su inconsciente y le influye en su comportamiento de compra en un futuro.

El Caso iPod de Apple.

Tal vez pensemos que al comprarlo estamos adquiriendo un aparato reproductor de Mp3, pero en realidad lo que estamos haciendo es apuntarnos a una experiencia bien planeada y estructurada por la marca de Cupertino.

Si pensamos a detalle los momentos que generan una experiencia sin igual en un iPod, podemos desmenuzar y encontrar algunos atributos intangibles como:

  • El disfrute de una gran variedad de música en un aparato pequeño y de fácil manejo (iPod).
  • La posibilidad de organizar una biblioteca musical a nuestro gusto y antojo (iTunes).
  • El poder comprar música de cualquier género o artista sin abandonar nuestro hogar (iTunes Music Store).

Estas características, aunadas a otros atributos como lo práctico, portable, su diseño estético y reputación de la marca, nos generan un concepto en la mente, que, de agradarnos, se queda grabado a la hora de tomar decisiones de compra.

Apple es un gran ejemplo de marketing experiencial, pues más allá de diseñar productos físicos, genera atractivos y conexiones emocionales, que lo ha logrado posicionar como una de las marcas preferidas por los consumidores (de diferentes segmentos y nichos).

“Nuestro ADN es de una empresa de consumo, estamos hechos para un cliente que sabe diferenciar lo bueno de lo malo. Creo que nuestro trabajo es ser responsables por la totalidad de la experiencia del usuario. Y si no cumple sus expectativas, es totalmente nuestra culpa, así de simple.” Steve Jobs.

¿Por qué generar experiencias?

Hoy en día las personas demandan algo más que objetos: buscan experimentar Emociones y Sentimientos, en lugar de simplemente usar o tener algo. Si prestamos atención a las emociones que nuestra marca, producto o servicio generan en nuestros consumidores o usuarios, entonces conseguiremos su fidelidad hacia nosotros.

¿Cómo generar Experiencias?

Sirve, Escucha, Innova; Nuestra tarea diaria consiste en ponernos a la orden de nuestros clientes, conocer y satisfacer sus necesidades, si no las conocemos, entonces hay que escucharlo(a) para lograr identificar qué es lo que busca un cliente en nosotros y por último es muy importante innovar en nuestros procesos para ponernos un paso más adelante de lo que actualmente se demanda o tiene nuestra competencia.

Cabe mencionar que la Experiencia y Emoción que sembremos en nuestro(s) segmento(s) de mercado generan valor y es importante no perder de vista otros atributos que siempre seguirán sumando: la Calidad, el Precio, los Beneficios, la Conveniencia y el Servicio al Cliente que incluyamos en nuestras actividades.

Esperamos que éste artículo te ayude a diseñar un plan que genere “enamoramiento” con tus clientes.

¡Hey! ¿Qué pasa?

Déjanos tu mensaje, ¡nos reportamos en breve!

Not readable? Change text. captcha txt